3B-the fibreglass company, gana el Premio de la Innovación JEC en la categoría de Construcción

Battice (Bélgica) – 29 de marzo de 2011 – En la feria anual JEC, cual es sin duda una de las mayores plataformas de la ndustria, la empresa 3B Fibreglass recibió el Premio a la Innovación JEC en la categoría de Construcción. La pionera solución de revestimiento de compuesto reforzado pultrusionado dio la suficiente libertad al estudio King Roselli Architetti de Roma para concebir un diseño distintivo y contemporáneo para el hotel Sheraton del aeropuerto de Malpensa en Milán (Italia).

El CEO de la compañia, Hugues Jacquemin, comenta: «3B es una empresa joven y emprendedora que en menos de tres años de actividad ya es reconocida en el sector por su capacidad de invención y su determinación para ofrecer, colaborando con nuestros clientes, soluciones rompedoras y galardonadas».

«En esta ocasión, el premio resulta inspirador no sólo para los que trabajamos en 3B, sino también para todas aquellas personas con las que colaboramos a la hora de llevar con éxito al mercado ideas muy originales y desafiantes, con vistas a ampliar las fronteras creativas de nuestro sector.»

El nuevo hotel Sheraton, inaugurado en julio 2010, representa la contemporaneidad no sólo por su diseño, sino también por las tecnologías aplicadas y los materiales elegidos para construirlo. Según el arquitecto Riccardo Roselli, «Una característica clave del diseño es la forma general de la construcción; estamos más ante un objeto que ante un edificio. El concepto del hotel se basa en una gran carcasa que envuelve los módulos que contienen las habitaciones, un envoltorio construido aplicando un revestimiento externo hecho con un material compuesto reforzado con fibra de vidrio».

Colaborando con 3B para desarrollar y suministrar los refuerzos exactos, la firma italiana Progettazione Costruzione Ricerca (P.C.R. Srl) fabricó las placas de compuesto que conforman la capa exterior utilizando el proceso de pultrusión. La capa tiene un acabado de cuarzo obtenido mediante la tecnología Qflex™ exclusiva de P.C.R., y es hidrófuga. La superficie externa está revestida con un film blanco grisáceo.

«Aunque hasta ahora no se solía utilizar en la construcción, esta tecnología tiene las ventajas de ser ligera y exacta. Las placas individuales se produjeron con bandas de 22 metros de largo y 1,40 de ancho, y se podían manejar con facilidad en plena obra», dice

Emmanuelle David, Directora de Desarrollo Comercial para Construcción en 3B. «Evitar las juntas vistas entre las placas en una superficie tan grande fue todo un desafío, teniendo en cuenta lo sujetas que están a la dilatación por temperaturas extremas y cambios meteorológicos».

La superficie se conformó además para formar curvas bidireccionales en la cubierta, contra la fachada del hotel, que tiene 420 metros de largo y 14 de alto. La reducción de costes y de los tiempos de construcción, combinada con las cualidades y el acabado inherentes del material pultrusionado, fue decisiva para conseguir el resultado deseado. En general, el coste de las soluciones alternativas de revestimiento instaladas es muy competitivo.